tecnicas de evaluacion del historial nutricional de un paciente

tecnicas de evaluacion del historial nutricional de un paciente

Técnicas de evaluación del historial nutricional de un paciente

Caso #1

La Sra. Dolores García es una mujer de 78 años que ingresó hace 2 semanas en una residencia tras una estancia hospitalaria complicada por un accidente cerebrovascular. Mientras estuvo hospitalizada perdió 2 libras en 1 mes y desarrolló una úlcera por decúbito de estadio II. Entre sus antecedentes médicos personales destaca una hipertensión tratada con un inhibidor de la ECA y dieta baja en sodio.

Al ingresar en la residencia, determinaron que pesaba 43 kg y que refería una altura de 5’. Tenía una albúmina de 3 mg/dl y el hemograma completo era normal. La exploración física reveló una debilidad residual del lado derecho. La Sra. Dolores García refería que se había alimentado ella misma en el hospital y que creía que se podía manejar. Se ordenó una dieta terapéutica baja en sodio con 2 g.

Ahora, 2 semanas después, se descubre que ha perdido 3 libras. Su orina es de color oscuro y la exploración de la boca revela una mucosa seca y grandes estrías en la lengua. También se observa comida embolsada a lo largo de la línea de las encías. La compañera de cuarto de la Sra. Dolores García ha notado que ahora su voz parece «áspera». Su úlcera por decúbito ha permanecido sin cambios. Al seguir hablando con la Sra. Dolores García se hace evidente que tiene cierta dificultad para manejar los utensilios. Con frecuencia se le cae comida de la cuchara o del tenedor y se siente avergonzada por ello. Tiene problemas especialmente al beber líquidos. Le es difícil sujetar el asa de la taza, y el líquido parece salirse de su boca. Esto también la avergüenza.

Por último, ha estado removiendo la comida por el plato para que parezca que ha comido. Su asistente en cuidados de enfermería ha estado registrando su ingesta debido a la referencia a la pérdida de peso al ingreso. La gráfica médica refiere que comía del 75 al 90% del alimento en la mayoría de las comidas. La Sra. Dolores García también refiere que la comida le parece demasiado insípida y que a menudo nota un mal sabor en la boca que reduce su apetito.

  1. Identifique cinco o más factores de riesgo de desnutrición en la persona mayor. Elija tres factores de riesgo y describa las intervenciones de enfermería adecuadas para cada factor. ¿Qué intervención sería prioritaria si los tres factores estuvieran presentes en una misma persona?
  2. Una persona mayor está confinada en casa por una artritis grave. ¿Qué problemas nutricionales y de hidratación deberían preocupar al profesional de enfermería?
  3. Una persona mayor con deterioro cognitivo ingresa en una residencia desde el hospital con un informe que refiere una ingesta alimenticia inadecuada. El médico está considerando la colocación de una sonda de alimentación. Usted observa que no hay documentación en el informe hospitalario sobre si se alimentaba solo o si le daban de comer. ¿Qué intervenciones de enfermería consideraría antes de pensar en una sonda de alimentación?
  4. ¿Cuáles son las posibles intervenciones de enfermería para el residente con cuidados a largo plazo en riesgo de deshidratación?
  5. A una persona mayor le han extraído varias piezas dentales y ahora lleva dentadura postiza. En una visita posterior a la clínica usted nota que ha perdido peso. ¿Qué otros hallazgos físicos y nutricionales comprobarían que estén relacionados con el problema específico del cambio en la dentición?

Esta actividad no lleva referencias es para subirla un foro estudiantil. Muchas gracias.